viernes, 13 de marzo de 2015

El Puente sobre el Orinoco

Puente Angostura sobre el rio Orinoco
La campaña a favor de la construcción de un Puente sobre el Orinoco iniciada por el Concejo Municipal de 1949 se reanudo cuando el 14 de febrero la Cámara de Comercio, presidida por Natalio Valery, se dirigió a la Junta de Gobierno planteándole la necesidad de una comunicación estable entre Guayana y el resto de Venezuela a través de un Puente sobre el Orinoco, obra que había recibido el respaldo unánime en la XII Asamblea Anual (1956) de Fedecámaras.        El gobernador Horacio Cabrera Sifontes creyó que el asunto del puente estaba suficientemente ambientado y que la oportunidad política era propicia para tomar al respecto una decisión trascendental, como en efecto la tomó retando los inconvenientes que se veían sobrevenir.          El 3 de agosto dictó un Decreto Nº 269 disponiendo la construcción del Puente sobre el Orinoco, entre Ciudad Bolívar y Soledad, con base central sobre la isla El Degredo. El mismo disponía otorgar la concesión por decreto separado.       El acto de la firma del Decreto, para el cual fue invitado el Gobernador de Anzoátegui, Dr. Alí Montilla y los Presidentes de los Concejos Municipales de Soledad y Ciudad Bolívar, tuvo lugar en el Mirador Angostura y contó con la presencia masiva de los citadinos y de la junta patriótica que entonces presidía a nivel local el Dr. Domingo Álvarez Rodríguez y a nivel nacional, el periodista Fabricio Ojeda. En esta junta, defensora de la democracia y la cual funcionaba desde la clandestinidad, agrupaba a todos los partidos democráticos.   Pero surgió un impasse porque el Ejecutivo Regional fue desautorizado por el Gobierno Nacional dado que la decisión de construir el Puente se había tomado ignorando al Ministerio de Obras Públicas y al Colegio de Ingenieros, entes que se consideraban con la facultad legal de revisar y autorizar previamente el proyecto y planos de esta obra para cuya ejecución, se había comprometido la empresa Alemana Demang en condiciones que exoneraban al estado de la inversión.    La compañía alemana DEMAG se comprometía construir el Puente sobre el Orinoco a un costo de 52 millones de bolívares, pagadero por el sistema de peaje; 80 por ciento para la Compañía y el 20 por ciento restante para las Municipalidades.          El impasse hizo crisis hasta el punto de llegar el Gobernador a presentar su renuncia. Una renuncia que en la práctica la Junta de Gobierno impidió se materializaran dándole a Horacio Cabrera Sifontes el aliento de seguir adelante con el proyecto, tal vez, a sabiendas, de que era agosto y faltaban menos de cinco meses para el advenimiento de un nuevo gobierno. El nuevo gobierno tomó decisiones diametralmente opuestas en cuanto a condiciones, costos, tipo de obra, empresa y lugar de construcción.

No hay comentarios:

Publicar un comentario