miércoles, 31 de diciembre de 2014

Eduardo Oxford López


Visita del 31/12/2014
Candelario dijo al periodista haber sido amigo de Eduardo Oxford López, hijo de un médico upatanese que combatió con éxito un brote de fiebre amarilla que amenazaba extenderse a toda Guayana.  Oxford López, fallecido en el 56, fue diputado electo al Congreso nacional en las elección del 43, junto con el doctor Carlos Tinoco Rodil, quien llegaría a ser más tarde Gobernador del Estado, el odontólogo Adán Blanco Ledezma, quien fue cronista oficial de Ciudad Bolívar y el doctor Matías Carrasco, radicado en Tumeremo y defensor de los mineros. Eduardo Oxford López trabajó intensamente por las reivindicaciones de Guayana. El primero que planteó la necesidad de que al pabellón nacional  retornara la octava estrella decretada por Bolívar el 20 de noviembre de 1817.  Lo planteó en todos los foros y oportunidades que se le presentaron, pero no más allá de su tierra encontraron eco sus reclamos reivindicativos.  En el Congreso Nacional, siendo diputado por el Estado Bolívar, se negó a suscribir la Ley de Minas sancionada, porque en la misma no se tomaban en cuenta el potencial ni la realidad minera de Guayana. Un historiador autodidacta con méritos reconocidos por la Academia Nacional de la Historia, pero ni a él ni a su padre, el Gobierno Regional ni  la municipalidad de Upata le han reconocido méritos.


martes, 30 de diciembre de 2014

Los huesos de Tomás de Heres

Visita del 30/l1/2014

Un mes después del suceso Barrabás, específicamente el 18 de noviembre, de 1942, se procedió a la exhumación de los restos del prócer de la Independencia, General Tomás de Heres, los cuales se hallaban sepultados en la Catedral de Ciudad Bolívar luego de su asesinato, en abril de 1842. Los restos de Heres, una vez exhumados, fueron llevados al Palacio Episcopal hasta el momento de ser trasladados al Panteón Nacional, en Caracas. El testimonio del lugar donde se encontraban, fue dado por el albañil Pedro Calderón, quien en 1895 le puso a la Catedral el piso de mosaico.  También fueron exhumados los restos del Capitán de navío José Tomás Machado.  Se hallaban dichos restos inhumados en fosas hechas con adobes y mezcla mulata de cal, arena y tierra, con piso de ladrillo.  Actuaron en la ceremonia de exhumación, el juez Francisco D´Enjoy Rávago; el Presidente del Estado, coronel Carlos Meyer y los familiares del prócer, Clara Rodil de Machado, Gabriel Rodil de Ortiz, Rosalía Ortiz de Jara y Mercedes Rodil de Astor, así como el Dean de la Catedral, Dámaso Cardozo. Los restos de ambos próceres fueron trasladados a Caracas el 24 de noviembre y el Ejecutivo del Estado comisionó para su entrega al doctor José Gabriel Machado, padre de la poeta Luz Machado y al Pbro. J. M. Guevara Carrera, alumno de Tavera Acosta en materia de investigación histórica.

lunes, 29 de diciembre de 2014

El Diamante de Barrabás


Visita del 29/12/2014
 El viejo Candelario cuenta que conoció a Jaime Hudson, mejor conocido como “Barrabás”  Eso ocurrió en Octubre de 1942  cuando encontró junto con sus socios el diamante más grande que se conozca en las minas de Guayana. Una piedra bruta de 154 kárates con 45 puntos.  El comerciante guayanés Gilberto Daly, fue autorizado por Barrabás (Jaime Hudson), Israel Jaime y Rafael Solano, mineros socios, para comerciar la piedra y trasladarla de un lugar a otro con Guía del Ministerio de Minas expedida en Santa Elena  de Uairén por el Vigilante de Minas, Carlos Rangel Cárdenas. Barrabás, protagonista principal del fabuloso hallazgo, viajo en avión desde Tumeremo a Caracas el 29 de octubre acompañado del Dr. Matías Carrasco, abogado y Gilberto Daly, financiador de los mineros, para buscarle un buen destinatario de la gema que sólo tenía para la fecha 12 paralelos o superiores en el mundo. Barrabás, junto con Israel, 22 años, hijo de una india y un negro a quien se conocía como “Támbara” y Rafael Solano, 39 años, veterano de expediciones mineras, se hallaba en el Polaco, a orillas del río Surukun, un sábado 10 de octubre, alrededor del mediodía, cuando extranjeros la piedra de la tierra de un hoyo de 5 metros de profundidad.  El diamante de Barrabás estuvo en Miraflores y de allá salió bautizado con el nombre “Diamante Libertador”, comprado más tarde por la Casa Harry Windston de Nueva York que pagó por la piedra preciosa   medio millón de bolívares.  Fue fraccionado en tres y la mayor de 40 quilates, ya tallada, subastada en 185 mil dólares.



domingo, 28 de diciembre de 2014

El béisbol y el Circo Monedero


Visita 28/12/2014
Candelario cuando joven era aficionado al béisbol y cuenta que perteneció a la novena  “El Progreso”.  Los primeros clubes de béisbol que estrenaron el Estadio  Heres en la avenida Táchira fueron precisamente “El Progreso” y “Angostura”, el 22 de agosto del 42, un día antes de instalarse en la ciudad la VII Convención Nacional de Magisterio. Entonces el Director de Deportes del estado era  Enrique Torres Valencia, fundador de Ecos del Orinoco, donde debutó Emilio Morales como cantante acompañado por Paco en el piano   La inauguración del Estadio contribuyó a imprimirle un mayor impulso al deporte,  que sumado a los Cines,  Hipódromo y  Circo Monedero, ampliaba sitios estables de recreación de la ciudad. En el Circo Monedero torearon en 1942 matadores como Pepe Gallardo y también unos cuantos novilleros locales como Paco Castillón, Flores, Carreño, Morales, Salicetti y Pedro Montes.  La corrida del 27 de mayo mereció esta crónica versificada del poeta Gil Plaz que Candelario nos mostró en un recorte del vespertino El Luchador de los Suegart:  “Con el laudable fin de hacer dinero / para fines benéficos fue dada / una despampanante becerrada/  el domingo, en el Circo Monedero / Con oreja de oro, de ternero, se dispuso sería recompensada / la faena mejor ejecutada / y aunque diestros no había, sobró torero / Y aún cuando Paco Castillón y Flores / Resultaron valientes matadores / y Carreño y Morales, dos Belmontes / y aunque se comió un toro Salicetti / como si fuese un plato de spaghetti / correspondió la oreja a Pedro Montes”/. Había otro Circo de moda en la ocasión, tal el Blacamán Circus que realizaba temporada tanto en Ciudad Bolívar como en El Callao, la tierra del oro. Blacamán era un fakir que terminó casándose en la ciudad con Teresa Weis después de haber comido cabeza de Sapoara, según el decir popular.  Fijó su residencia en la calle Libertad.


sábado, 27 de diciembre de 2014

El Hotel Bolívar


Visita del 28/12/3014

Recuerda Candelario que tan pronto inauguraron la avenida Táchira surgió allí el primer Hotel para el cual sus dueños, esposos Rodríguez, construyeron un edificio moderno.  Lo bautizaron “Hotel Bolívar” y lo bendijo el 6 de julio del 42, Monseñor Dámaso Cardozo,  vicario de la Catedral.  Otro establecimiento con el nombre de Hotel Bolívar hubo con anterioridad en la ciudad. Lo fundó en 1900 en la calle Orinoco, Guillermo Eugenio Monch Siegert.  Este Hotel pasó después a manos de José Méndez y finalmente a Ana de Stevenson. El nombre como que no estaba registrado, pues por iniciativa del Rotary Club de Ciudad Bolívar que presidia don Natalio Valery Agostini, se había gestado un movimiento para la construcción de lo que fue el Gran Hotel Bolívar, hoy Hotel Colonial,  en el Paseo Orinoco, para lo cual se fundó una Compañía Anónima que presidía don Ernesto Bilancieri, quien también era dueño de una Tenería y una alpargatería que daba trabajo desde sus casas a muchas familias de la capital bolivarense.  Yo calcé esas alpargatas, unas de goma y otras de cuero.  Estas últimas eran más costosas y de lujo.  Calzar unas alpargatas de cuero curado en la Tenería de don Ernesto era lo máximo, sólo la superaban los zapatos hechos por don Antonio Pulido que paseaba por las tardes en una moto de 500 cilindradas, armado de bastón con el cual espantaba a los perros que en traílla le salían al encuentro por las barriadas.

viernes, 26 de diciembre de 2014

La Avenida Táchira

Visita del 27/12/2014
Candelario participó como obrero en la construcción de la Avenida Táchira.  Dice que fue la primera avenida propiamente dicha construida en Ciudad Bolívar,  La 19 de Abril y 5 de julio se conocían como Paseo y eran prácticamente senderos de tierra que mucho después la pavimentaron y le dieron el aspecto de avenida.  La avenida Táchira así como  el Estadio Heres que entonces estaba en esa avenida próximo a la Casa de San Isidro, fueron obras del Gobernador Ovidio  Pérez Agreda, pero  tocó inaugurarlas al gobernador Carlos Meyer, el 24 de julio de 1942,  Día del Ejército, con una misa de campaña y entrega de 85 títulos de propiedad de parcelas en la propia avenida, a los obreros que trabajaron en la construcción de la obra.
Los andinos conmovidos por el gesto bolivarense de ponerle el nombre del Estado Táchira a su principal avenida, lo retribuyeron construyendo otra allá en San Cristóbal con el nombre de Avenida Guayana.  El pueblo bolivarense estaba contento por la Avenida a través de la cual podían llegar rápidamente al Aeropuerto para abordar los aviones  de Aeropostal que cubría la ruta Ciudad Bolívar − Maiquetía y ADA que viajaba al interior de Guayana. El Dr. Ovidio Pérez Agreda,  era en ese momento Director  de Aeropostal en Caracas, la cual había sido fundada en abril  de 1930 por un Sindicato francés y adquirida tres años luego por el Gobierno Nacional.


jueves, 25 de diciembre de 2014

El Puente Orocopiche


Visita del día 25/12/2014
 El 20 de enero de 1941, el general Isaías Medina Angarita, ministro de Guerra y Marina, visitó Ciudad Bolívar para estar presente en la inauguración del Puente Orocopiche o Puente Bolivariano solicitado por la Asamblea Legislativa al Gobierno Nacional  para favorecer a los pueblos del Almacén, Managua, Las Garcitas, Los Hicoteos, La Portuguesa, La Mina, La Carolina, Las Cocuizas, Los Piquitos, Curiapo, La Colmena y La Esperanza. Más que una simple visita oficial, la presencia de Medina Angarita tenía que ver con su candidatura presidencial propuesta por el sector oficial y la cual se definió en las elecciones de abril de ese año a nivel del Congreso Nacional.  Los resultados de la votación fueron los siguientes: Medina, 120 votos; Rómulo Gallegos, 13; Diógenes Escalante, 2 y los doctores José Izquierdo y Luis Jerónimo Prieto, un voto cada uno. Medina tomó posesión de la Presidencia de la República el 5 de mayo y ratificó en la Presidencia del Estado Bolívar al Dr. Ovidio Pérez Agreda; quien permaneció hasta el 24 de noviembre cuando fue llamado a ocupar el Ministerio del Trabajo y Comunicaciones.  Su lugar fue ocupado por el coronel Carlos Meyer.   Medina a pesar de haber sido de hechura gomecista, no tuvo ni un solo preso político ni exiliado. 




miércoles, 24 de diciembre de 2014

El Palacio de Gobierno

Visita del día 24/12/2014
 Candelario asegura que el actual Palacio de Gobierno (antes era de una sola planta)  es obra del Gobernador Ovidio Pérez Agreda y eso está testimoniado en su Mensaje anual de 1940 a la Asamblea Legislativa,.  Incluyendo el mobiliario, todo a un costo de Bs. 91.744,15.  El día de su inauguración se colocó en el mismo los retratos de Bolívar y Sucre donados por el Presidente de la República, le primero, y el segundo por el Dr. Tito Chiossone.  También fueron  obras del gobernante  un Molino de agua en el Asilo San Vicente de Paúl; pavimentación de las calles Constitución, Dalla Costa, Bolívar, Porvenir, 28 de Octubre y construcción de un nuevo edificio para el Mercado, un Matadero en las afueras de la ciudad y la avenida Táchira. El asfalto para pavimentar la avenida Táchira lo obsequió la Standard Oil Company y los terrenos para su construcción, adjudicados por la Municipalidad el 19 de junio de 1939.  La Municipalidad también decretó luego donación al Ejecutivo de terrenos adyacentes a la avenida Táchira para la construcción del Estadio Rafael Urdaneta que después de una reacción de los bolivarenses, terminó siendo en Estado Tomás de Heres. 

martes, 23 de diciembre de 2014

El Nuevo año y El Capitolio

Visita del 23/12/2014

Cayetano, dime una cosa, ya que estamos en diciembre, por qué no cuentas cómo los bolivarenses se comportaban con la llegada del Nuevo Año.  Bueno te diré que la entrada del año, la de  1940, por ejemplo, fue como tradicionalmente venía ocurriendo.  Largos toques de campañas, salvas de artillería en la Fortaleza El Zamuro, sirenas sonando desde los buques de rada y La Electricidad  y después las Radios de la ciudad en sintonía con el Mensaje del Presidente de la República. A las seis de la mañana, las autoridades enarbolaron el Pabellón Nacional en los edificios públicos y a la diez se instalaron la Asamblea legislativa bajo la presidencia del doctor J. M. Gómez Rengel y el Concejal Municipal, presidido por José Rosalino Flores.  Seis días después, el doctor Ovidio Pérez Agreda presentó cuenta de su gestión ante la Legislatura.  En la ocasión, destacó la venta del Capitolio que ya había sido declarado Cuartel Tomás de Heres por el Presidente de la República, según decreto de julio del año anterior.  El Gobierno Nacional pagó al Estado 200 mil bolívares por le venta del inmueble y la cual fue impugnada por guayaneses residentes en Caracas al considerar que el mismo tenía un valor superior.  El edificio destinado en principio para un Hospital dedicado a San Juan de la Cruz, comenzó a ser construido en el último Gobierno de Juan Bautista Dalla Costa conforme a un proyecto del ingeniero polaco Alberto Lutowski, quien dejó inconclusa la obra a causa de su muerte por fiebre amarilla el 16 de enero de 1871. Los 200 mil bolívares que recibió el Gobierno Regional por la venta del Capitolio, los destinó para la construcción de un Mercado y un Matadero modelos para Ciudad Bolívar.  Esto está contenido en un decreto de Pérez Agreda del 3 de mayo de 1939, en el cual se incluye igualmente la construcción de un Hospital para Upata y la desecación de tres Lagunas que rodean al pueblo de San Félix.

sábado, 20 de diciembre de 2014

El periodista un sábelo todo


Visita del 20/12/2014

Candelario me contó ser muy amigo de los periodistas porque irremediablemente había  llegado a la feliz conclusión de que son lingüistas, geopolíticos, andarines, actores, sabelotodo, comodín, peritos en relaciones exteriores, experto en la bolsa de valores,  conocedores de la economía y la estadística, al tanto de la fisión y la balística, pero lamentablemente, amigo, a quién le interesa si el pobre vive  o agoniza, debe conseguir al instante la noticia.  Dice Candelario haber sido asiduo tertuliano de Santiago Alacayo que vivió en la Vuelta del Cacho escribiendo una enciclopedia, también de Santiago Maestrachi dotado de una voz que retumbaba, de Eduardo Santana  quien nunca pudo ganarle una partida de Ajedrez y del periodista, poeta y filósofo Héctor Gil Linares, mejor conocido en la predios de la República del Este como “El Galáxico” y que terminó con su vida lanzándose contra la trompa de un automóvil a 80 kilómetros por hora.  Hubiera hecho como su semejante Diógenes, el de la antigua Grecia, que se suicidó aguantando la respiración antes que descerrajarse un tiro en la sien como es costumbre de muchos suicidas despechados del amor y de la vida.  El Galáxico murió frustrado de no haber encontrado quien le comprara el Orinoco, en cambio Diógenes pudo morir satisfecho de haber sido visitado por el Rey Alejandro, quien prometió darle todo lo que le pidiera.  “Sólo quiero que te apartes para que no me quites el Sol”, le respondió el filósofo alumno de Aristóteles.

viernes, 19 de diciembre de 2014

Cuba y Venezuela

Visita del 19/12/2014
Según el humor del viejo Candelario, Venezuela y Cuba bailan el  bolero muy pegado  sobre un ladrillo cocido en horno hecho con mezcla mulata y el Gobierno norteamericano juega con ellos a su antojo resquebrajándole el ladrillo para que se caigan. Venezuela y cuba para no caerse buscan la tutela de países tradicionalmente adversos a EEU como Rusia, China, Irán y Corea del Norte con los cuales inter-cambia, comercia y firma convenios.  Pelea mal casada no sólo por la distancia y cultura contraria a la occidental que es la nuestra,  sino que están por debajo del desarrollo de la nación norteña.  De allí el por qué la llamada IV República nunca se distanció  del Norte,  no sólo por la realidad geopolítica sino por razones eminentemente socio económicas e históricas.  Yo creo, amigo periodista, que el problema de crisis económica y social que en la actualidad sufre Venezuela se debe mucho a ese cambio brusco y visceral decretado por el mandatario difunto y continuado de manera poco inteligente por sus sucesores.  Bueno, Candelario,  ¿cómo usted aprecia lo que acaba de ocurrir con la decisión de Obama con respecto a Cuba y Venezuela?  Me parece muy acertado que el Gobierno norteño basado en la experiencia trate de restablecer  relaciones con la Habana.  Ahora, con relación a Venezuela, es decir, las sanciones contra funcionarios del Gobierno que han violado los derechos universales del hombre.  EEUU al igual que Venezuela es soberano e independiente y se reserva el  derecho innegable de aceptar o rechazar a funcionarios que no sean de su agrado bien por violación de derechos humanos. bien por corruptos, terroristas o por estar  imputados  de otros delitos.  En EEUU viven ex altos funcionarios chavistas sin problemas, muy ricos, por cierto.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Bolívar enterrado en tumba ajena

Visita del día 18/12/2014

Ayer Candelario, se cumplieron 184 años de la muerte del Libertador.  Si claro, traté de ir a los actos conmemorativos, pero me pregunté ¿para  qué? Siempre será lo mismo.  El mismo ritual, la misma rutina.  Creo que deberíamos ser más creativos, novedosos para  emocionar al pueblo, salir de la rutina sedentaria.  Bolívar era contrario al sedentarismo.  Lo dijo en su carta al ministro Etanislao Vergara “mi naturaleza es contraria a la vida sedentaria”.  Él era un hombre de grandes impulsos, muy movido, dinámico.  Vivía moviéndose de un lugar a otro.  No estaba tranquilo en una parte. Fíjate tú, ir a lomo de caballo desde Angostura hasta el Potosí.  Una proeza como la  de Aníbal trasponiendo los Pirineos para tratar conquistar a Roma.  Bolívar, un hombre que sacrificó vida, bienes y fortuna por una América libre e independiente del entonces imperio hispano.  Sin embargo, murió pobre, con una camisa prestada y en tumba ajena.  El mismo lo dijo en su última proclama: “He trabajado con desinterés, abandonado mi fortuna y aún mi tranquilidad.  Me he separado del mando cuando me persuadí  de que desconfiabais de mi desprendimiento,  Mis amigos abusaron de vuestra credulidad (la credulidad de los colombianos) y hollaron lo que es más sagrado, mi reputación y mi amor  a la libertad.  He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro..”  

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Radio Bolívar y la Rondá


Visita del 22/12/2014

Candelario nos habla de la Radio Bolívar.  Dice que estuvo presente en los actos de su segundo aniversario presentado a la tiple criolla Isabelita Caro y la actuación de las orquestas Armonía y Unión.  La Radio Bolívar estimuló el  juego de pelota Rondá  trasmitiéndolo a control remoto desde la Plaza Centurión.  Este juego solía practicarse además en el Obelisco y la Laguna y cada encuentro tenía de por medio un reto sobre apuesta no menor de 200 bolívares. El primer juego trasmitido por radio ocurrió el 6 de junio de 1939, entre jugadores del mismo Club Patriota.  Existían otros como El Capitolio, capitaneado por el periodista Edmundo Barrios; Nueva América, Patriota, Monte Carlos, Bolívar y Mundial.  Fue el primer juego trasmitido por Radio, empató con score 3x3.  Lanzaron Ángel Acosta y Cipriano Molina.  El narrador fue Alirio Cairo. Al finalizar el presidente del Club Patriota, Francisco Chaparro, brindó en su casa con tres botellas de la afamada Veuve Cliquot.  Esto dio pie para organizar  lo que sería el Primer Campeonato de Ronda entre los clubes citados y los cuales disputarían la Copa Radio Bolívar. Para el efecto, el Gobernador del Distrito Heres, Antonio Olivieri, dictó un Reglamento redactado por Jorge Wilson, Manuel Sulvarán y Ernesto Quijada; no obstante, el campeonato tuvo un resultado infeliz debido a que fue imposible conciliar las diferencias surgidas en el curso del evento.  Al final todos los Clubes de Ronda organizados se convirtieron en Clubes de Béisbol, estimulados por el Presidente del Estado que los equipó convenientemente. Este cambio permitió a las mujeres adueñarse del Ronda, para lo cual fundaron un Club bajo la presidencia de Ofelia Sánchez.  Su campo era el Obelisco.

martes, 16 de diciembre de 2014

¡¡Sálvame, Dios, del Alastrim!



Visita del 21/12/2014
Dígame, Candelario, qué enfermedad era esa que los bolivarenses llamaban “Alastrim”  e inducía a la gente a exclamar ¡¡Sálvame, Dios, del Alastrim!!.  Bueno, es la misma viruela, vale.  Es decir,  un tipo de viruela benigna, pero de todas maneras, contagiosa.  Por cierto, que el director del Hospital Ruiz y Páez que era entonces el doctor Jorge Figarella (en la foto), aislaba  los enfermos de Alastrim en lugar distinto. Los aislaba en una casa comprada por la Municipalidad en Cañafístula, no obstante la protesta de los habitantes del sector. Figarella quien además de director del Hospital era Secretario General de la Cruz Roja, fundó una Escuela de Enfermeras  en el propio Hospital.  En el edificio de la Cruz Roja funcionaba un dispensario desde  de 1935 y de allí por primera vez se inició una campaña sostenida contra la tuberculosis.   El primer año de la Escuela de Enfermería quedó inaugurado el 24 de Julio, aniversario del natalicio del Libertador y Día del Obrero que, en la ciudad, la Sociedad de Artesanos y Obreros celebraba con desfiles y ofrendas a Juan Bautista Dalla-Costa, Ramón Isidro Montes, Manuel Felipe Flores hijo y Antonio Valera Villalobos, reconocidos por ella como los verdaderos pioneros e impulsores del movimiento obrero organizado en Ciudad Bolívar.


lunes, 15 de diciembre de 2014

Guayanesa primera mujer piloto


Visita 17/12/2014

Oye. Candelario, quién es esa reina que tiene fijada en la pared?  Es un afiche del cine América que me regaló Carmelo Castillo, quien con Soto pintaba los cartelones del Cina América cuando lo administraba el gordo Joaquín Echeverria.  Esa que tú ves es realmente Elizabeth Taylor eb la película haciendo el papel de Cleopatra, la reina egipcia que subyugó con sus encantos a julio César y Marco Antonio.  Las películas venían desde Caracas en aviones franceses que despegaban desde Maracay.  Los vuelos llegaban hasta ciudad Bolívar, donde incluso el 22 de febrero de 1940, los citadinos pudieron ver por primera vez una mujer pilotando un avión.  Tal, la guayanesa Mary Calcaño, quien aterrizó pilotando su propia avioneta CUB, acompañada del capitán Antón Reyes.  Mary, hija de José Antonio Calcaño, fue la primera mujer venezolana en obtener un diploma de piloto. Siguiendo la onda, la Compañía Real Holandesa de Aviación KLM  estableció la ruta aérea en un avión PJ-AIM Ciudad Bolívar − Trinidad. La ciudad capital contaba una población de 25 mil habitantes, sin incluir a los que murieron de Alastrim ese año ni a los delincuentes que la primera autoridad del Distrito Heres, Antonio Olivieri, se vio obligado a confinar en la Isla del Burro.  Por supuesto, no eran tantos, pero si suficientes para mantener en ascuas a la población.

domingo, 14 de diciembre de 2014

El Gran Circo Americano

Visita del 16/12/2014
Al siguiente día retomamos la conversación de los barcos  que arribaban al puerto fluvial de Ciudad Bolívar, no solamente procedentes de los pueblos del arco sur del Orinoco sino de otros puertos de Venezuela y el exterior.  En uno de esos barcos de la Línea Orinoco, recordó Candelario que  llegó a la ciudad,  procedente de Norteamérica, un Circo que instaló su enorme carpa en los terrenos aún vacíos de la Plaza Centurión.   En ese Circo quedó inválido José Leandro Rodríguez, padre del famoso actor venezolano Gustavo Rodríguez El era sombrerero de oficio, pero su vocación realmente era la de actor y no perdía la oportunidad de las Compañías teatrales y Circos que pasaban por la ciudad para aceptar papeles eventuales. De manera que en ese Circo aceptó suplantar por emergencia a un equilibrista de la cuerda floja con tan mala suerte que cayó y quedó inválido para siempre. En ese Circo y en otros que vinieron por temporadas llegué a ver un elefante enorme llamado “Jumbo” haciendo acrobacias, payasos chistosos,  la mujer más gorda del mundo, el hombre más alto y el más pequeño, la mujer con barba, un mono con cola de pescado y hasta una sirena que la presentaban como la Carona del Orinoco.


sábado, 13 de diciembre de 2014

El Gobernador perdió los planos


Visita del 15/12/2014.
Candelario cada vez que manifestaba interés por ver una película en el Cine América, le alquilaba un paltó al sastre Natalio Silva y así cree que hacían otros.  Incluso para ir por la tarde a los atracaderos de los barcos de la Venezolana de Navegación a recibir algún amigo o familiar procedentes del Almacén, Boca del Pao, Moítaco, Santa Cruz, Maripa, Las Bonitas, Caicara, Cabruta, La Urbana, Santa Bárbara, Santa María, Los Barrancos, Puerto Páez o  Puerto Ayacucho.
Comenta Candelario que los barcos de la Línea Orinoco  de la CAVN atracaban en ciertas orillas  del Orinoco como La cocuyera porque para 1940 ciudad Bolívar no disponía de instalaciones portuarias.  Fue ese año cuando el MOP sacó a licitación la construcción del Puerto de Ciudad Bolívar conformado por un equipo flotante y otro fijo, de acuerdo a un proyecto encargado a las oficinas Parsons, Klapp, Brinckerhoff & Dougloasd| de Nueva York.  Estos proyectos eran alentados desde la Casa de Guayana fundada en Caracas el    15 de febrero de 1939 por iniciativas de los guayaneses Raimundo Aristiguieta, Dr. Carlos Tinoco Rodil, Dr. Luis Quiros Cabrera, Dra. Virginia Pereira, Pedro José Romberg, Ana Unshelm Siegert, Edmundo Suegart, Felipe Hernández Natera, y la cual funcionaba de Alta Gracia a Cuartel Viejo.  En Ciudad Bolívar funcionaba una filial bajo la presidencia del médico y poeta J. M. Agosto Méndez, autor de la Letra del Himno del Estado, cuya casa el gobernador Rangel Gómez prometió restaurarla, pero parece que se le extraviaron los planos elaborados por la Oficina Técnica del Casco Histórico que la escritora Ondina de Vitanza consignó en su despacho.  Eso te lo digo, amigo, porque así me lo contó la mima señora una vez que pasó por aquí.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Prohibido andar mal vestido



Visita del 14/a2/2014
Candelario, aunque renuente a decir su edad, los vecinos le estiman unos 90 años, puesto que él recuerda y habla de algunos temas de la Ciudad Bolívar de los años 40  Dice recordar al  gobernador doctor Ovidio Pérez Ágreda y al Presidente de la Asamblea Legislativa J. M. Gómez Rangel.  Conoció al alarife José Remigio Fernández cuando pavimentaba el tramo de la calle Bolívar comprendido entre Boyacá y El Temblador y recuerda haber colaborado con el Centro Artístico Guayanés a objeto de que Frank Hernández, promesa del canto, pudiera ir a Caracas a presentarse en la Academia de Música, toda vez que las becas de 120 bolívares decretadas por Pérez Agreda solo habían alcanzado para que Alejandro Otero, Aníbal Álvarez, Luis Felipe Pérez Flores, Eleazar Alcalá Armas y Humberto Bartoli, pudieran proseguir estudios superiores. Frank Hernández fue promovido por el profesor José Francisco Miranda, director de Radio Bolívar, y quien con el cambio de gobierno sustituyó a Telmo Almada en la dirección de la Banda Dalla  Costa. El presidente municipal era  Edmundo Cruz Prieto, quien prohibió después de las 6 de la tarde circular por las calles, plazas, paseos y lugares de   espectáculos públicos, trajeados de guardacamisa, camisa o franelitas.  Los infractores eran sancionados con multa de 25 a 50 bolívares o arresto provisional.



jueves, 11 de diciembre de 2014

El bendito fuego de Prometeo

Visita de 13/12/2014

Para preparar sus alimentos, Candelario prefería su fogón tradicional antes que las cocinas modernas.  Aducía que le encontraba mejor aroma y sabor a sus viandas.  Pero ese día amaneció sin fósforo o cerilla como le dicen los habitantes de la Madre Patria. ¡Qué broma!! Tendré que llamar a Prometeo, exclamó cuando hacía su entrada una vecina llamada Isabel, que amablemente llamaba “Beca”.  Ella, siempre muy curiosa e ignorante, preguntó  quién era ese tal Pometeo.  El que le robó el fuego a Zaus.  Quedamos en lo mismo.  Y quién es ese Zeus   El dios de los griegos equivalentes a Júpiter, dios de los romanos y al Dios Supremo de los cristianos.  ¡Caramba!!  Ahora sí que la pusimos…y hay tantos dioses? Bueno, los antiguos griegos y romanos tenían unos cuantos, pero Jesús, víctima de los romanos resultó superior a ellos puesto que los condenó reduciendo esos dioses a uno sólo que con algunas variantes dominan todas las creencias del mundo, incluyendo la de griegos y romanos. Algo más, Señora.  Sí, bueno, que me preste sus fósforos.  Qué casualidad! Toma, ve a la bodega de la esquina y compra  para los dos.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La diosa Ceres


Visita 9/12/2014
Y esa virgen que usted tiene en ese rincón, Candelario?  No es virgen, vale.  Ella es una diosa pagana.  La Diosa Ceres, patrona o protectora de la agricultura.  Me la trajo  José Vicente Iriarte Tamarindo cuando lo reclutaron para ir a combatir la invasión del guerrillero  Emilio Cedeño.  El trajo también el madero que hoy conocemos como la Cruz del Perdón.  Dijo que la encontró en una misión capuchina abandonada.  Tu sabes que las estaciones de lluvia y verano tiene que ver con esta diosa Ceres, según la mitología romana?  Ajá, cuéntame.  Bueno. Ceres que es la misma Deméter griega,  tuvo una hija muy bella llamada Proserpina de la cual se enamoró prendidamente el señor de los infiernos, Plutón, hasta el punto de raptarla ocasionando llanto y desolación en Ceres que terminó descuidando la agricultura.  En eso intervino Júpiter que logró Proserpina  permaneciera seis meses al lado de Plutón que derivó en medio año de sequía  o verano  y seis meses al lado de su madre  cuyo regocijo hacía florecer los campos.


martes, 9 de diciembre de 2014

La Isla del Gato


Visita del 8/a2/2014
A mí me parece. Candelario, que Isla del Garo es  nombre curioso, gracioso y pintoresco y  ha debido permanecer  y no como ahora Calle Urica que ni siquiera es nombre autóctono de Guayana sino de los llanos orientales donde murió José Tomás Boves en plena batalla atravesado por la lanza de un soldado patriota.  Fue precisamente  en 1914, centenario de la Batalla de Urica, que le pusieron ese nombre.  Es decir, Candelario,  que en esta ciudad los nombres toponímicos vienen siendo sustituidos por epónimos que da cuenta de nuestra cultura patriotera y de caudillo.  Exactamente, amigo, por ejemplo,  la Calle o Bulevar Bolívar como la llaman ahora, era simplemente  Calle de la Iglesia. El Paseo Orinoco actual era la Alameda, llamada también de la Muralla en su extremo occidental.  La Calle Venezuela era la calle Principal. La del Gobierno es Calle Constitución desde  1823.          Paciencia o de Fajardo,’ llamada ahora Igualdad. La calle Nueva o de las Orozco, que hoy lleva el nombre de Libertad.  Calle el Espejo, la Boyacá;  San Cristóbal o de las Vallés, llamada hoy  Carabobo. Calle  la Tumbazón, actual calle Santa Ana.  Las Amazona, proyección de la de Santa Ana.   Los Barrios de hoy se llamaban en un principio arrabales,  Así teníamos arrabal El Retumbo, en las inmediaciones de la  calle Miscelánea, hoy Dalla Costa, arrabales El Temblador,  el Zanjón, La Zapoara y Perro Seco también conocido como calle del Poder y Guzmán Blanco.  El resultado, amigo, Candelario, es la identidad deformada.


lunes, 8 de diciembre de 2014

Centauro

Visita  del 7/12/2014
Centauro se llama el perro-lobo de Candelario.  Ese nombre se le ocurrió  por asociación toda vez que Centauro es el resultado  híbrido de hombre con caballo, según la mitología griega. Mitad hombre y mitad caballo. Es el hibrido más famosos de la historia de la mitología a partir del centauro Quirón, el más sabio e inteligente de todos, maestro de héroes como Aquiles y Hércules. Lamentablemente este último, Hércules,  mató accidentalmente a Quirón con una flecha envenenada.  Envenenada no sabe Candelario con qué tipo de tósigo.  Seguro que no era el curare de los indios del Alto Orinoco, dada la distancia ultramarina existente entre  Tesalia y el Río Padre de todos los ríos venezolanos. Los centauros eran tan famosos que astrónomos que localizaron una constelación de estrellas muy brillantes le pusieron el nombre de Alfa Centauro.  Candelario dice que debería haber también una llamada “Cenicienta” para orgullo de su Gata, que por cierto, es un híbrido de Angora con un gato realengo de la calle Urica.  Anteriormente esta calle era llamada Isla del Gato porque tras un desbordamiento del Orinoco lo único que se salvó de la inundación fue un promontorio de tierra donde se refugió un gato rescatado por el marinero del  Meta, vapor costanero del Orinoco.

domingo, 7 de diciembre de 2014

Resurrección y Reencarnación

Visita del 6/12/2014

La vuelta a la vida de Caperucita y su abuelita luego que el Leñador cortó la barriga del Lobo, sumió a Candelario en una abstracción reflexiva  sobre la   Reencarnación en la que él cree posible, vale decir, que la esencia individual de las personas adopta un cuerpo material no solo una vez sino varias según va muriendo,  y la Resurrección que es la piedra angular del cristianismo.  Y preguntaba, Candelario, para qué morir entonces si vamos a resucitar, según la Iglesia católica?  A lo que le respondió su amigo, pues morimos, entiendo yo,  para purificarnos de nuestros pecados en el Purgatorio, es decir, los pecados no tan gruesos porque quienes cometen pecados mortales van derechitos a la tortura del Infierno.  Ellos si es verdad que no se escapan.  Bien, y sí es el Infierno tan implacable por qué hay que pagarle al viejo barquero Carote para que nos lleve hasta allá después de muertos? Debe ser, digo yo, porque después de muerto, es preferible vivir fijo en el Infierno que vagar eternamente por la orilla del río Aqueronte.

sábado, 6 de diciembre de 2014

Caperucita roja


Visita del 5 /12 /2014

Hoy por simple eventualidad alteré la costumbre de visitar por la mañana al entrañable Candelario, de suerte que pude hacerlo en horas de la tarde cuando el amigo se hallaba felizmente entretenido leyéndole el cuento infantil “Caperucita Roja” a la niña vecina Khadija.  Es una narración del cuentista francés Carlos Parrault que viene rodando por occidente desde el siglo dieciocho, al igual que el Gato con botas, la Cenicienta y la Bella durmiente del bosque.  Tan absorta por el color, perfume y belleza de las flores caminaba Caperucita que no pudo percibir la voraz ferocidad del Lobo que avanzaba delante de ella. Ni una rendija para percibir la astucia del Lobo  abrió a Caperucita la sublime belleza de las flores.  Gracias a un leñador que sorprendió al Lobo durmiendo la siesta de   carnívora hartazón y le rasgó la barriga, la niña luciendo su caperuza roja pudo resucitar al igual que su abuelita.

viernes, 5 de diciembre de 2014

La campanilla del monaguillo


Visita del 4 de diciembre 2014
La corola de la flor de esa Campánula que usted tiene en el patio, Candelario, parece  la campanilla que el monaguillo utiliza para el oficio  de la misa.  Al menos se asemeja a la que yo utilizaba cuando era monaguillo del Padre Villasmil y de monseñor Dámaso Cardozo.  Bueno, aquella campanilla dorada semejante a la corola de una flor era utilizada para prevenir a los feligreses sobre  pasajes importantes de la misa en los que deben asumir ciertos comportamientos como ponerse de pie o arrodillarse y asimismo indica al  campanero cuando debe sonar las campanas de la torre. Por cierto que en una tarde de 1940, el campanero se enfermó y su hijo Guillermo, de 14 años, subió a la Torre para tocar la hora del Ángelus, lo que aprovechó después para echar a volar su papagayo dando pasos apresurados sobre el techo sin reparar que hundía sus pies en el vidrio de una claraboya del techo que volvió trizas cayendo el  cuerpo sobre las gradas del altar mayor.  Figúrese usted, la consternación que despertó el mortal suceso. Los muchachos de entonces cuyas casas tenían azoteas no tenían problema con sus voladores.  El problema era para los pobres cuyos papagayos quedaban casi siempre atrapados en los cables de los postes-.  Era divertido ver los papagayos enredados en los cables, hoy en día, dice Candelario, en vez de multicolores papagayos vemos zapatos de goma desgastados colgando de los enmarañados tendidos eléctricos.


jueves, 4 de diciembre de 2014

Malandros en la Casa de Candelario


Visita del miércoles 3 /12/2014

Candelario preocupado con las manos en la cabeza ¿qué pasó, Candelario?  Los malandros me visitaron anoche, afortunadamente el perro-lobo que me custodia los espantó, pero según leo en la prensa, los mismos delincuentes, eso barrunto,  hicieron de la suya en el Casco Histórico. Se ha perdido la tranquilidad que antes podía existir en esta zona, dice la periodista –Carolina Maffia. Ya no es ni seguro caminar por las calles en el casco histórico. Aquí se produce como un toque de queda después de las 5:00 de la tarde”. Ayer en la mañana una familia fue sometida en su residencia en este sector de la capital del estado. Comisiones policiales fueron recibidas a tiros por los dos delincuentes, al final  abatidos. En hecho registrado a pocos metros de la sede de la Alcaldía los dos delincuentes fueron abatidos. Uno de ellos  Cristian José Morillo, de 23 años de edad, virtual cabeza de una banda que opera en la zona del Casco Histórico. Su compañero de fechorías no pudo ser identificado por no portar documento de identidad.  ¿Qué le parece, amigo?  Aquí nunca antes se había visto eso.  Aquí la gente se alarmaba y asustaba era por el Caballo de tres patas, pero creo que si ya no sale es porque lo mataron los propios desalmados, pero armados hasta la coronilla.  Menos mal que yo cuento con ese híbrido de perro con lobo que heredé de mi padre que era cazador y pastor de ovejas.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

El tatarabuelo del cachicamo

Visita del día primero de diciembre de 2014

Sabes, Candelario, que estuve pensando toda la noche hasta la madrugada, de lo que debió haber sufrido, tan joven, el poeta Cruz Salmerón Acosta con eso de la lepra o el mal de Hansen como le llaman ahora los científicos.  Y que mala suerte, todavía Jacinto Convit no había nacido, aunque sí ya existía el Cachicamo que sirvió de conejillo de india al científico para desarrollar la vacuna. Y digo yo, a Jacinto no se le ocurrió otro animal sino el Cachicamo.  Ahora los campesinos le han cogido cierto temor  a ese armadillo de madriguera que se vuelve una pelota blindada cuando lo atacan.  El doctor Eduardo Jahn me dijo una vez que el cachicamo es el mismo armadillo, descendiente del Gliptodonte que ya no existe sino sus restos fosilizados, pero que vivió en la época cuaternaria, incluso quí en Guayana.  De suerte que el tal gliptodonte ese viene siendo el tatarabuelo del Cachicamo que se parece a los gitanos por aquello de que nunca tienen un sitio fijo donde morar. Vaga por todos los monte  y como buen caballero andante, nunca abandona la coraza articulada que lo protege de sus enemigos, especialmente del campesino que adereza con su carne unos platos muy sabrosos. 

martes, 2 de diciembre de 2014

El Azul de la campánula

Visita del día 30/11/2014

Y a propósito del color del que tanto hemos hablado en los últimos días, ¿cuál es, Candelario, tu color preferido?  Bueno, vale, yo siento preferencia por el Azul.  Ese azul de la tarde que invoca mi paisana Luz Machado en A sol y sombra: “De esa inmensa telaraña azul de lluvia / que es el cielo en este crepúsculo / me basta poseer el pétalo inasible / de esta ventana abierta”.  Cruz Salmerón Acosta va más allá con “Azul de aquella cumbre tan lejana / hacia la cual mi pensamiento vuela / bajo el azul de la mañana / color que tantas cosas me revela / Azul que del azul del cielo emana /Y azul de este gran mar que me consuela / mientras diviso en él la ilusión vana / de la visión del ala de una  vela”  Al poeta de Manicuare, en la península de Araya, lo había aislado la lepra que invadía su piel veinteañera. Se hallaba aislado a la orilla del mar cantándole al azul del mar Caribe que también en tiempos más recientes sedujo al Maestro Jesús Soto hasta el punto de comprarse una casa en la península que terminó regalándosela a Rosa, una sociólogo margariteña que le estremecía el piso.  Pero, en definitiva a Candelario lo que  le fascinaba realmente, era el azul de la corola de la campánula que tenía sembrada en el patio de su rancho. 

lunes, 1 de diciembre de 2014

Sol y sombra

Visita del día 29/ll/2014
Me decía Candelario que anoche  estuvo leyendo “A Sol y sombra”, un poemario de su paisana Luz Machado, bolivarense Premio Nacional de Literatura,  y el título sin serlo que le olía más a circo de tauromaquia, lo asoció, sin embargo, a lo que conversaba sobre el Color el día anterior.  Exacto, para  él el  Sol sería el color blanco y la sombra el color negro.  Pero realmente existen los colores blanco y negro.  Por lo que se sabe, no existen como tales en el abanico de la descomposición de la luz, es decir, rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul, violeta, todos típicos del arco iris o espectro solar aceptados como colores fundamentales. A partir de ellos se pueden obtener los demás colores conocidos, aunque también han sido aceptados como básicos, además del azul y el verde esmeralda propiamente, el azul turquí y el verde vegetal. El blanco y el negro no aparecen porque no representan a ningún color sino que se representan a sí mismos De todas maneras, el color tiene cualidades que lo caracterizan. Tal es el tono determinado por la propia particularidad del color  Albers decía que tenía más de cien amarillos en sus anaqueles. Una de las  cualidades sería esa fuerza emotiva que lleva a creer que existe una relación del color con los diversos estados de ánimo. Así por ejemplo, el rojo sugeriría pasión, violencia, fuego; el amarillo,  la ira, la envidia, la maldad; el verde, la juventud, la abundancia, la frescura, la esperanza; el azul, lo infinito, el frío, la melancolía; el violeta, la tristeza, el dolor,  mientras que el blanco  simbolizaría la pureza o “la síntesis de la luz” como dijera el pintor del abstraccionismo  ruso, Vasil Kandinsky, también representado en la colección del Museo Soto.



domingo, 30 de noviembre de 2014

Paisaje de colores

Visita del día 28/11/2014
Ayer, como de costumbre, pasé por el rancho de Candelario y estaba éste enseñando a Khadija mirar la luz del Sol a través de un prisma.  En verdad no era  prisma propiamente, sino una barrita de vidrio blanco desprendida de una araña de cristal que iluminaba y adornaba el techo de la Iglesia catedral.  Candelario me dijo que la conservaba desde niño que se la regaló el sacristán.  A través de la barrita de cristal la niña dijo que veía poblada de colores el paisaje, parecido al crepúsculo vespertino  que suelen contemplar los parroquianos en el horizonte del Orinoco. Le comento a Candelario lo que nos explicaba en el Colegio de Varones el profesor de educación artística sobre el color.  El decía que el color es el resultado de la descomposición de la luz. Y creo es lo que le sucede a Khadija cuanto ve el Sol a través de esa barrita de cristal.  Como dice ella, el paisaje de colores o tal vez mejor como el poeta Aquiles Nazoa en el poema de Hans Christian Handersen y Jenny Lind el Ruiseñor de Suecia:   “La mirada de Jenny poblaba de dominicales colores el paisaje”. Josef Albers, pintor abstracto moderno representado en la colección del Museo Soto, trabajó mucho lo que él llamaba la interacción de los colores y el cuadrado.  Lo igual que hace Cruz Diez con sus famosas Fisicromías que podemos ver en el mismo Museo Soto y en un mural gigantesco  en la Gran Presa del Guri.  Yo tengo el suerte de contar en mi oficina con una serigrafía fisicrómica de Cruz Diez.  Se la regaló Diego Arria, siendo Gobernador de Caracas, al doctor Álvaro Natera Febres, `propietario de El Bolivarense,  y Álvaro me la regaló a mi cuando dirigía ese periódico.



sábado, 29 de noviembre de 2014

La Espada de Bolívar

Visita del día 27/11/2014

Candelario se hallaba sumido en la información publicada por Carolina Maffia en el Correo del Caroni sobre la hoja de la espada de la estatua del Libertador en la plaza mayor de Angostura que amaneció retorcida.  ¿Cómo es eso?  De manera que escalaron la peana que es alta e incómoda, le quitaron la espada de acero toledano, la retorcieron y luego de la volvieron a colocar  ¿es eso lo que dice?  Exactamente.  ¡¡Caramba!! y quién fue ese alpinista digno del nombre de Reinhold Messner?  Dicen las malas lenguas que  los mismos  del oficialismo posiblemente, tal como están las cosas, para atribuirlo a la oposición,  Y ¿por qué dicen eso?  Porque los guerrilleros en Colombia hicieron lo mismo con la espada de Bolívar en el Museo la Quinta de Bogotá.  Los guerrilleros Tupamaros hicieron lo igual con la espada de Artigas en Uruguay y los españoles opositores a Fernández Espartero con la espada de Cervantes en la plaza de las Cortes en Madrid.  Son las izquierdas las que tienen ese  antecedente tan funesto como lamentable  y como ellos se autodenomina de izquierda, es fácil  deducir, aunque, yo, sinceramente no creo que lleguen a tanto  ¿O, sí?   ¿Qué tú crees?

viernes, 28 de noviembre de 2014

Caldera tuvo mejor suerte

Visita del día 26/ll/2014.
Al siguiente día, Candelario retomó la conversación anterior, interrumpida por la madre de la niña Khadija que acostumbraba jugar frente  a su rancho. Ella, la madre, nativa de Arabia, aparentemente mahometana, era viuda y se quedó en Ciudad Bolívar luego que su marido murió en el Manteco picado por una araña mona.  Bueno, volviendo a lo de ayer, Candelario dijo que Caldera, quien también parecía afectado por el complejo de Sísifo tuvo de repente un golpe de suerte y remontó a la cima con su pesada carga de derrotas. Lo malo fue su repetición como gobernante.  Se negó darle paso a sus delfines, para terminar poniendo la torta. Y a propósito de la niña Khadija, debo decirte que esta niña lleva el mismo nombre de la que fue esposa de Mahoma, una acaudalada viuda que le fue my bien en los negocios de las caravanas que también en vida practicó su marido.  Mahoma era un pobre diablo cuando esta mujer que le doblaba la edad le propuso matrimonio, lo cual le permitió a él fundar su religión inspirada en las prédicas de los monjes cristianos, en los preceptos de Abraham y consejo del Arcángel Gabriel. Dígame, Candelario, podríamos decir, que Mahoma es para los musulmanes, lo que Jesucristo para los católicos.  Bueno, más o menos, porque hay que saber que Mahoma surge 600 años después que Jesucristo, además los estilos de vida y luchas fueron diferentes, pues Mahoma, contrario de Jesús se caso y tuvo seis hijos, cuatro hembras y dos varones, la única sobreviviente fue su hija Fátima.  Por cierto que aquí mismo en La Esperanza hay una capilla donde se halla entronizada la virgen de Fátima, aunque creo no sea la misma hija de Mahoma.  Los cierto es que Mahoma se caracterizó por luchar contra lo idólatras, a quienes hizo la guerra.  A sangre y fuego podríamos decir que impuso su religión cuyo santuario es La Meca, lugar donde él nació, algo así como el Vaticano para los católicos.  Allí fue enterrado el profeta con todos los honores después de su fallecimiento, mientras Jesús fue martirizado en el patíbulo de la cruz sembrada en la Vía Apia.


jueves, 27 de noviembre de 2014

Sísifo y la estrella luminosa


Visita del día 26/11/2014
Candelario amaneció alegre.  Me dijo cuando fui a tomar su café colado, que siempre madrugaba para contemplar hacia el oriente la estrella que considera más luminosa que el Sol. La llaman Sirio, y por ello, seguramente, los egipcios la escogieron como punto de referencia para medir el tiempo de sus jornadas.  Por ella sabían del flujo y reflujo del Nilo y por ella presagiaban los tiempos calurosos.  Pues bien,  después, mucho después, el Astro Rey desplazó a la brillante estrella en eso de medir el tiempo y  no sé por qué, amigo,  cada vez que voy a su encuentro me acuerdo de Sísifo.  Seguramente, le digo, porque “Si” es su primera sílaba.  No, creo más bien  porque cada vez que  mi Abuela aceptaba lo que  pedía su comadre Fortunata, respondía “Si, si, Fortunata, cuenta con eso”.  Y, a todo esto, Candelario ¿quién es ese tal Sísifo? Ah, bueno, ese es un personaje mitológico. Algunos dicen que fue rey y fundador de la ciudad griega Corinto.  Lo cierto es que ese personaje se hizo famoso no tanto por lo astuto y embustero que era a pesar de que tenía la nariz pequeña, sino por el castigo que recibió en los dominios de Plutón después de su muerte.  Al inculpado lo pusieron perpetuamente  a subir hasta la cima de la montaña una piedra enorme que siempre se le salía de las manos hasta su punto de origen.  Pensando en Sísifo siempre he dicho que Jóvito Villalba estaba afectado por el complejo de Sísifo.  Toda la vida luchando por llegar a la cima, es decir, a Miraflores, y siempre su esfuerzo se venía abajo.  Con razón el médico upatense Gervasio Vera Custodio le dijo a Pedro Collins un tanto burlón  que Jóvito hacía buena faena pero nunca remataba. En eso se hizo presente la vecina madre de la niña Khadija y la conversación quedó interrumpida.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Elixir de larga vida

Visita del día 25/11/2014

Candelario nunca dice su edad.  Responde que su madre, tan longeva como él, jamás le dijo dónde, cómo y cuando nació, aunque lo supone por referencias familiares  y se conforma con la edad mayor o menor que la gente quisiera calzarle.  Eso lo tiene sin cuidado.  Para él es suficiente sentirse vivo y entero.  Por lo tanto, no celebra su cumpleaños como es tradición popular.  Para qué celebrar un año más de vida que a la postre es un año menos de vida y nadie, como se sabe, quiere la muerte. Dice creer más en la reencarnación que en la resurrección.  Él mismo se cree una reencarnación evolucionada, aunque tampoco descarta lo que afirma la ciencia genética. Según la madre, su  inmediato antecesor  siempre se veía joven y lozano a pesar de su edad avanzada.  Lo atribuía a la receta que en Madrid le dio el conde de Cagliostro, singular personaje italiano que recorrió las más importantes ciudades europeas sosteniendo poseer la piedra filosofal y el elixir de larga vida.  El se hizo rico vendiendo el agua de belleza, pero que no le prestó a una paisana arrugada que lo demandó hasta ser encarcelado en Roma donde murió a los cinco años de su cautiverio.  Honorato de Balzac escribió un cuento sobre ese mágico elixir.

martes, 25 de noviembre de 2014

Las Galerías del Paseo

Visita del día 24 /11/2914
Candelario desmiente a quienes sostienen que las Galería del Paseo Orinoco son coloniales.  Que coloniales, hombre, ella son republicanas del siglo diecinueve y fueron ordenadas o incentivadas por la Municipalidad para que el ardiente Sol  guayanés no continuara quemando la piel de los parroquianos y visitantes pues el Paseo que entonces se llamaba simplemente “Calle Orinoco” era la arteria socialmente más sensible de la ciudad, de suerte que por decreto del 5 de marzo de 1877 dispuso la Municipalidad cambiarle el rostro  a la calle que bordea la margen derecha del Río Padre.  Dispuso la municipalidad  se exceptuara de pago de la mitad del derecho territorial por 12  años  los edificios “que se fabriquen  con galerías en la Calle Orinoco, debiendo tener galerías en cada piso.  Y a 6 años los que  en dicha calle agreguen galerías.    Estas deberán ser de  4 varas  de ancho, techo azotea, columnas y  barandas de hierro  en la parte alta y baja,  descubiertas  en sus frentes y costados”.  De este decreto edilicio se deduce que a lo largo de lo que es hoy el Paseo Orinoco había mucho terreno vacuo por construir y edificios con la sola fachada lisa y alguno que otros, por supuesto, con portales donde guarecerse del sol y la lluvia.


lunes, 24 de noviembre de 2014

Primer libro escrito sobre Guayana


Visita del día 23/11/2014

Cuando entré al Rancho, Candelario leía el periódico de la mañana, sumido en la noticia del día: la muerte de Cayetana, la duquesa de Alba, a la edad de 88 años ¡Una pelusa! Pero lo que más llamaba la atención de Candelario era la cantidad de títulos que tenía la anciana: cinco veces duquesa, dieciocho veces marquesa, veinte condesa, vizcondesa, condesa-duquesa y condestablesa, además de ser catorce veces “Grande de España”.  Y me preguntaba si esta doña estaba emparentada con algún soberano inglés, pues le sonaba.  Según he leído,  era descendiente directa del rey Jacobo II de Inglaterra a través de su hijo ilegítimo, James Fitz-James, que  tuvo con su amante Anabella Churchill.  Y yo que creía que los segundos frentes y los hijos ilegítimos sólo se daban por estas tierras.  Hasta las camareras podían ser Reina en Inglaterra, qué país tan democrático en ese sentido, tal es el caso de Juana Saymour, la camarera del Rey Enrique VIII, después de la ejecución de su segunda esposa, Ana Bolena, porque parece le puso cuernos con cinco nobles de la Corte.  La alegre mujer fue decapitada como ocurrió en la misma guillotina con  Sir Walter Raleigh, el caballero consentido de la Reina Virgen, Isabel, por cierto ¡Qué ironía! hija de Bolena,  Walter Raleigh  estuvo por estas tierras de Guayana, completamente alucinado y aquí como recuerdo eterno dejó enterrado a su hijo más querido, Jorge, y  escribió el libro “Descubrimiento del grande, rico y bello imperio de Guayana”, el primero escrito sobre esta tierra del Orinoco, del oro, del hierro y del diamante.

domingo, 23 de noviembre de 2014

Candelario en el Archivo Municipal


Visita del día 22/11/2014

Ayer Candelario me dijo que visitó por primera vez el sótano del Archivo Municipal y su amigo Silvita le aclaró lo de la Laguna El Porvenir y para mayor convicción le mostró un documento firmado por Brígido Natera Guerra, Presidente Municipal en 1868.  El documento que data del 28 de marzo declara “Calle El Porvenir” el área  de 18 varas de ancho  que principiando del solar contiguo  de la casa de habitación de Luis Aristeguieta va en línea recta y por las márgenes de La Laguna hasta encontrarse en el camino que conduce de la calle Libertad a Los Morichales de San Isidro.  Esto quiere decir, amigo, que la Laguna recibió el nombre de la Calle y que lo bueno o malo de todo esto es que ni la Laguna ni la calle existen.

sábado, 22 de noviembre de 2014

La Laguna del Porvenir

Visita del día 21/11/2014
Candelario vivía intrigado por la Laguna que moraba frente a su rancho.  Ignoraba por qué la llamaban  “Laguna del porvenir” si estaba condenada a desaparecer por el desarrollo urbano indetenible de la ciudad.  De las tres lagunas, Los Francos, Del Medio y El Porvenir,  era esa la insoportable, no sólo por las nubes de mosquito que de allí alzaban su vuelo durante el Estío y que ocasionaban altas fiebres como las que atacaron  a los científicos  Humboldt y Bonpland y al indio guaiquerí Carlo Delpino quien los acompañaba.  Candelario cree que los restos del indio quien no pudo superar la fiebre, están enterrados bajo su rancho.  Lo presiente, pues hay noches en que se escuchan pasos, suenan las ollas en la cocina, los perros lloran y los gatos maúllan lloriqueando.  Pero usted no cree que lo de “Laguna del Porvenir” tenía que ver con su conversión en un Jardín Botánico.  Es posible que la intuición o el  sexto sentido haya llegado hasta allí. Yo me alegré mucho cuando sanearon y redujeron la Laguna a un espejo de agua para levantar el Jardín Botánico.  Siempre fue un sueño de mi amigo el doctor Leandro Aristeguieta.  Pero murió hace poco ¿sabe?  Sí, eso, me informaron, supongo que murió de pena por la forma en que han degradado su Jardín. 


viernes, 21 de noviembre de 2014

Las cinco patas del gato

Visita del día 20/11/2014
Candelario no es de los que se enredan, no le gusta complicarse.  No pierde su tempo buscándole la quinta pata del gato.  Es franco y abierto, aunque algunas veces vive tan intensamente lo que lee que se siente el protagonista o quien por lo menos podría contar que estuvo sin haber estado en la ciudad o paisaje descrito.  Seria esto una variante de la mitomanía que sufría el pintor onírico José Martínez Barrios, quien sin haber salido nunca del Casco Histórico de la ciudad donde nació y vivió hasta su muerte, contaba tan vívidamente cuando vivía  en el Barrio Latino de Paris y discutía con Joseh Albert sobre la interacción de los colores.  De todas maneras, señalando el gato que merodeaba bajo la arboleda de su casa, no se explicaba por qué la gente se refería a las cinco patas del gato, a menos que incluyese el rabo que en todo caso no calza pezuñas sino peludas antenas que lo guían como el timón a una embarcación. Un rabo que difícilmente coge candela porque no es de paja como el de  algunos de sus vecinos que no evitan arrimarse al fogón de Doña Petra.


miércoles, 19 de noviembre de 2014

Candelario y la Vela de la Candelaria



Visita del día 18/11/2014

Bueno ¿Por qué me llamo Candelario? Porque es el nombre del pueblo donde nació el padre de mi padre, un pastor de ovejas de la Sierra de Béjar, municipio ubicado en el extremo sureste de la provincia de Salamanca.  En los límites del municipio se encuentra el embalse de Navamuño que represa el río Angostura y abastece de agua a la comunidad.  Yo creo que el antiguo nombre de Ciudad Bolívar, es decir, Angostura, vino de allá, seguramente en la Expedición de Límites.  Además, por partida triple, porque nací el 2 de febrero, Día de Nuestra Señora de la Candelaria, patrona de Tenerife. Su etiología deriva de candelero o candela que se refiere a la luz: la luz santa que guía hacia el buen camino.  Mi madre era devota de la Candelaria y fue ella quien introdujo la creencia de buscar los ahogados en el Orinoco con una vela encendida navegando en el curso de la oración en una totuma.  Donde la totuma se detenía allí  buzos seguro que encontraban al ahogado.

lunes, 17 de noviembre de 2014

¡Oh, el agua! ¿Dónde está el agua?

Visita del día 19/11/2014

Candelario no pudo ofrecerme un vaso de agua para calmar mi sed.  El agua había sido racionada y cuando fluía era turbia. Para consumirla debía ser un gasto extra adquiriendo la embotellada, pero a veces no se encontraba.  Entonces se le ocurrió reconstruir un tinajero que había visto en una casa abandonada.  Lo que significaba regresar a tiempos que se creen superados.  Pero, bueno ¿qué hacer? ¿Arriesgar la salud ingiriendo agua contaminada? ¡Caramba, Señor! Es comprensible una falla eventual, circunstancial, imprevista, por lo tanto, temporal en el suministro de agua, lo insoportable es que poco o nada hagan para corregirla.  Será que desvían el agua para alimentar las “peceras” del Jardín Botánico o que ha crecido la población y las viviendas? Entonces ¿los estadistas? ¿Dónde están los estadistas? Ellos ¿no prevén, no planifican, o llegaron a la administración pública como piratas?

El burro de Candelario

Candelario tenía un burro, tal vez el más singular de los asnos. Se llamaba Matusalén porque según su decir le sirvió al patriarca durante los 969 años de su vida y estaba destinado a no morir toda vez que en él habría de montar al Mesías cuando volviese a la tierra.

Ese burro, según solía contar el viejo Candelario a sus vecinos de La Alameda de Ciudad Bolívar, era el mismo creado por Dios al sexto día de la creación; el mismo salvado por Noé, abuelo de Matusalén, a bordo de la sobreviviente barca del Diluvio y el mismo utilizado por Cristo para hacer su entrada en Jerusalén. Aseguraba el viejo Candelario, que cuando Jesús llegó a la antigua capital de Judea, lo hizo en un burro y no en una burra como muchos especulan.

Es el mismo burro en que Sileno acompañaba a Dioniso en sus largos viajes. Un burro inteligente, nada torpe. Rechazaba Candelario la especie tan creída y difundida que coloca al jumento entre los animales torpes de los solípedos, aduciendo que ese cuento lo inventaron los romanos para enaltecer hasta el extremo la nobleza del caballo.

Por otra parte, Candelario atribuía a este burro el descubrimiento de la Primavera Eterna que les había prometido Dios a los romanos. Al parecer fue el burro de Sileno el que descubrió en Guayana la eterna primavera, pues el burro del sátiro Sileno, protegido de Dioniso, cometió la equivocación cuando luego de un largo viaje, acaso por cansancio o borrachera, hizo escala en Guayana y se dejo tentar por las aguas oscuras del Caroní creyendo que era vino lo que corría como torrentera hasta agotarse en el Orinoco.

Sileno fue rescatado por Midas quien también había llegado a Guayana en busca de fortuna. Sabedor Dioniso de lo bien que se había portado Midas con Sileno quiso recompensarlo y le pidió que eligiera un deseo. “Que todo cuanto toque se convierta en oro”, eligió Midas y así le fue concedido, pero pronto se arrepintió pues hasta el agua y la comida se le transformaban en oro. Para librarse del encanto, Dioniso atendió su súplica y le dijo que se bañara en las aguas del Yuruari con lo cual quedó liberado. Se decía después que debido a ello, las arenas del Yuruari quedaron saturadas de oro.

Desde entonces, el burro Matusalén comenzó a trotar estas tierras septentrionales del continente hasta llegar a manos de Candelario, quien lo heredó como un precioso e inextinguible bien a su vez heredado en consecutivas sucesiones por sus antepasados remotos. Se decía que las orejas del burro eran las propias de Midas, castigo de Apolo por no haber apreciado las tonalidades de su lira.

El burro de Candelario, no obstante su estirpe y alucinantes leyendas, prestó importantes servicios a la ciudad. Llegó a cargar agua y arena de la Cocuyera muchos antes de que Georges Underhill instalara el acueducto de la ciudad, así como leña para la Planta Eléctrica de vapor que sustituyó los románticos faroles de Angostura. Pero el burro de Candelario tenía un defecto que molestaba a las damas y mozas encopetadas y era que ensuciaba las calles y de vez en cuando destapaba su estuche para mostrar sin vergüenza los más tangible y rotundo de su ser.

El Alcalde, vista la circunstancia del animal, obligó a Candelario colocarle pañales cada vez que saliera con su jumento. Candelario resistió la orden y confinó a Matusalén hasta mejor ocasión en los predios de la Laguna El Porvenir, justo en los pastizales de Paravisini

Un cambio de gobierno permitió a Candelario rescatar su burro para por lo menos pasear los domingos y trasladarse a la ciudad pues vivía en Los Morichales. Pero el borrico durante su tiempo de confinamiento se había hecho aficionado a la música de tanto que le llegaba el rumboso sonido desde la Ciudad Perdida de suerte que cada vez que escuchaba música grabada o en vivo venida de algún lugar, se negaba a reanudar la marcha hasta que terminara. Un día, Candelario decidió llevar a su Platero a disfrutar la retreta y éste, no satisfecho con escucharla como todos los demás, entró a la Plaza Pública y se puso con su batuta a dirigir la orquesta.

Al día siguiente, Candelario que había decidido trabajar la tierra, se vino al Casco Histórico por un crédito que le había otorgado el Instituto Agrícola y Pecuario. Después de cobrarlo se relajó dando vueltas por la ciudad. De pronto sintió ganas de animarse y entró a la Cantina La Isla. Ya de regreso y con el Sol transfigurado en crepúsculo no aguantó el trote del burro y se puso a descansar bajo la exuberancia de una Ceiba. Cuando el Astro Rey reapareció encandilando su rostro, sintió un cosquilleo en el lado de la faltriquera. Entonces vio cómo el burro tenía pedazos de billetes en el hocico y rebuznaba con deleite.

Candelario se sintió sumamente enojado y casi que muere de la frustración.  Lo cierto es que no se supo más del garañón hasta que se corrió la noticia según la cual un guayanés que estudiaba en México dijo a su regreso que lo había visto en el mexicano pueblo de Otumba, donde los asnos ocupan un lugar distinguido. Los angostureños no supieron jamás cómo y por obra y gracia de quién, Matusalén llegó hasta allá.