sábado, 25 de julio de 2015

Las pugnas políticas en tiempos de Oxford Arias

A. J. Grimaldi

El ambiente bolivarense durante los catorce meses del gobierno de Oxford-Arias burbujeaba de efervescencia no solo por los paros laborales y estudiantiles, sino por las crisis internas de los partidos y las pugnas políticas a nivel de los cuerpos colegiados que se disputaban el control de las directivas, incluyendo Concejos Municipales y Asamblea Legislativa.
         En Acción Democrática pugnaban dos corrientes locales irreconciliables, una encabezada por el concejal y secretario de organización distrital, Antonio José Grimaldi, y otra por el diputado al Congreso y líder agrario Justo González.
         En Municipalidad de Heres hubo de ausentarse su Presidente, médico Celestino Zamora Montes de Oca, por razones de Salud. Debió sustituirlo la primera Vicepresidenta Nívea de Hernández. Pero la fracción de AD que había pasado a ser mayoría con el voto del independiente electo con las planchas del MEP, pastor evangélico José Luis Orsetti, en la ocasión segundo Vicepresidente, esgrimía con fuerza el reclamo según el cual debía ser Orsetti el sustituto temporal de Zamora Montes de Oca y no la concejal de Hernández, por no ser ésta Concejal principal sino suplente del entonces Gobernador  Oxford Arias.
         Luego de una larga disputa en la que chocaron las competencias del cuerpo con las de la presidencia, afectando la estabilidad de funcionarios y hasta de miembros de las juntas comunales de municipios foráneos como La Paragua, Zamora Montes de Oca debió dejar su largo permiso para reasumir la presidencia edilicia y zanjar una crisis que perfilaba a Grimaldi dentro de AD, como un caudillo de temer.
         El concejal Antonio José Grimaldi no hacía sino preparar el terreno para oxigenarse, como efectivamente ocurrió el 19 de abril de 1970, cuando fue electo Presidente Municipal, gracias al voto de Orsetti. Desde la presidencia edilicia le fue entonces más cómodo en virtud de los recursos, controlar a la seccional distrital de AD.
         AD, después de un año fuera del Gobierno y de los cuerpos deliberantes principales del Estado, había logrado controlar la Municipalidad. Le restaba la Legislatura y al efecto logró convencer al Directorio Regional de URD para que rompiese el pacto a nivel de Asamblea Legislativa y por lo menos neutralizar las decisiones seis a seis, situación que obligada a decidir por la suerte. Pero Stella Cabrera, única diputada urredista, desacató la orden del Directorio y permaneció fiel al pacto original de rotar la Presidencia de la Asamblea entre los diputados de COPEI, MEP, URD, FDP y CCN. Por lo menos era más seguro que jugar lotería. Esa fidelidad de Stella permitió que el diputado mepista Roger González resultara electo Presidente para el periodo 1970 y de paso esa mayoría relativa aprobase la gestión político administrativa de Oxford Arias, pues AD pensaba vindicar las denuncias de irregularidades administrativas que según el mensaje de Oxford Arias, había cometido su antecesor, el gobernador Sanoja Valladares.
         El Gobernador Oxford- Arias salió airoso, pero no a nivel de su pelea cazada con el Presidente de la CVG, Gral. Rafael Alfonso Ravard a quien apodaba el Virrey por querer actuar como un Estado dentro de otro Estado, sino a nivel de su partido donde, al igual que en AD, había dos fuertes corrientes locales en pugna. La que el propio Gobernador apoyaba, comandada por el abogado Frank Centeno y la del diputado Luis Guillermo Pilonieta y doctor Alcides Sánchez Negrón. Ambos pleitos los perdió el Gobernador pues pronto fue sustituido en la Gobernación por el arquitecto cevegista, Manuel Garrido Mendoza.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada