miércoles, 11 de febrero de 2015

Blacamán comio zapoara

Candelario se ríe casi a carcajadas cuando cuenta la presencia y actuación del famoso fakir Blacamán en Ciudad Bolívar luego de realizar recorrido por Caracas y otras ciudades importantes de Venezuela.  Candelario reía porque el famoso Blacamán encantador de caimanes y serpientes suministradas por Víctor Monedero en su Circo de Perro Seco cayó en la tentación de comerse  la cabeza de la zapoara y terminó casándose con una guayanesa de apellido Weis que vivía en la Calle Libertad.  Después se descubrió que Blacamán no era en realidad ningún faquir de la India como él se publicitaba sino un calabrés prestidigitador  con gran habilitad y velocidad de manos para ilusionar y embaucar a los ilusos-.  Por cierto muy parecido a políticos y funcionarios del Gobierno con destreza en la manos para tocar el tesorero público y soltura en la lengua para engatusar a ingenuos.



1 comentario: