lunes, 17 de noviembre de 2014

¡Oh, el agua! ¿Dónde está el agua?

Visita del día 19/11/2014

Candelario no pudo ofrecerme un vaso de agua para calmar mi sed.  El agua había sido racionada y cuando fluía era turbia. Para consumirla debía ser un gasto extra adquiriendo la embotellada, pero a veces no se encontraba.  Entonces se le ocurrió reconstruir un tinajero que había visto en una casa abandonada.  Lo que significaba regresar a tiempos que se creen superados.  Pero, bueno ¿qué hacer? ¿Arriesgar la salud ingiriendo agua contaminada? ¡Caramba, Señor! Es comprensible una falla eventual, circunstancial, imprevista, por lo tanto, temporal en el suministro de agua, lo insoportable es que poco o nada hagan para corregirla.  Será que desvían el agua para alimentar las “peceras” del Jardín Botánico o que ha crecido la población y las viviendas? Entonces ¿los estadistas? ¿Dónde están los estadistas? Ellos ¿no prevén, no planifican, o llegaron a la administración pública como piratas?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada