jueves, 11 de diciembre de 2014

El bendito fuego de Prometeo

Visita de 13/12/2014

Para preparar sus alimentos, Candelario prefería su fogón tradicional antes que las cocinas modernas.  Aducía que le encontraba mejor aroma y sabor a sus viandas.  Pero ese día amaneció sin fósforo o cerilla como le dicen los habitantes de la Madre Patria. ¡Qué broma!! Tendré que llamar a Prometeo, exclamó cuando hacía su entrada una vecina llamada Isabel, que amablemente llamaba “Beca”.  Ella, siempre muy curiosa e ignorante, preguntó  quién era ese tal Pometeo.  El que le robó el fuego a Zaus.  Quedamos en lo mismo.  Y quién es ese Zeus   El dios de los griegos equivalentes a Júpiter, dios de los romanos y al Dios Supremo de los cristianos.  ¡Caramba!!  Ahora sí que la pusimos…y hay tantos dioses? Bueno, los antiguos griegos y romanos tenían unos cuantos, pero Jesús, víctima de los romanos resultó superior a ellos puesto que los condenó reduciendo esos dioses a uno sólo que con algunas variantes dominan todas las creencias del mundo, incluyendo la de griegos y romanos. Algo más, Señora.  Sí, bueno, que me preste sus fósforos.  Qué casualidad! Toma, ve a la bodega de la esquina y compra  para los dos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario