viernes, 5 de diciembre de 2014

La campanilla del monaguillo


Visita del 4 de diciembre 2014
La corola de la flor de esa Campánula que usted tiene en el patio, Candelario, parece  la campanilla que el monaguillo utiliza para el oficio  de la misa.  Al menos se asemeja a la que yo utilizaba cuando era monaguillo del Padre Villasmil y de monseñor Dámaso Cardozo.  Bueno, aquella campanilla dorada semejante a la corola de una flor era utilizada para prevenir a los feligreses sobre  pasajes importantes de la misa en los que deben asumir ciertos comportamientos como ponerse de pie o arrodillarse y asimismo indica al  campanero cuando debe sonar las campanas de la torre. Por cierto que en una tarde de 1940, el campanero se enfermó y su hijo Guillermo, de 14 años, subió a la Torre para tocar la hora del Ángelus, lo que aprovechó después para echar a volar su papagayo dando pasos apresurados sobre el techo sin reparar que hundía sus pies en el vidrio de una claraboya del techo que volvió trizas cayendo el  cuerpo sobre las gradas del altar mayor.  Figúrese usted, la consternación que despertó el mortal suceso. Los muchachos de entonces cuyas casas tenían azoteas no tenían problema con sus voladores.  El problema era para los pobres cuyos papagayos quedaban casi siempre atrapados en los cables de los postes-.  Era divertido ver los papagayos enredados en los cables, hoy en día, dice Candelario, en vez de multicolores papagayos vemos zapatos de goma desgastados colgando de los enmarañados tendidos eléctricos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario