domingo, 7 de diciembre de 2014

Resurrección y Reencarnación

Visita del 6/12/2014

La vuelta a la vida de Caperucita y su abuelita luego que el Leñador cortó la barriga del Lobo, sumió a Candelario en una abstracción reflexiva  sobre la   Reencarnación en la que él cree posible, vale decir, que la esencia individual de las personas adopta un cuerpo material no solo una vez sino varias según va muriendo,  y la Resurrección que es la piedra angular del cristianismo.  Y preguntaba, Candelario, para qué morir entonces si vamos a resucitar, según la Iglesia católica?  A lo que le respondió su amigo, pues morimos, entiendo yo,  para purificarnos de nuestros pecados en el Purgatorio, es decir, los pecados no tan gruesos porque quienes cometen pecados mortales van derechitos a la tortura del Infierno.  Ellos si es verdad que no se escapan.  Bien, y sí es el Infierno tan implacable por qué hay que pagarle al viejo barquero Carote para que nos lleve hasta allá después de muertos? Debe ser, digo yo, porque después de muerto, es preferible vivir fijo en el Infierno que vagar eternamente por la orilla del río Aqueronte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada