sábado, 20 de diciembre de 2014

El periodista un sábelo todo


Visita del 20/12/2014

Candelario me contó ser muy amigo de los periodistas porque irremediablemente había  llegado a la feliz conclusión de que son lingüistas, geopolíticos, andarines, actores, sabelotodo, comodín, peritos en relaciones exteriores, experto en la bolsa de valores,  conocedores de la economía y la estadística, al tanto de la fisión y la balística, pero lamentablemente, amigo, a quién le interesa si el pobre vive  o agoniza, debe conseguir al instante la noticia.  Dice Candelario haber sido asiduo tertuliano de Santiago Alacayo que vivió en la Vuelta del Cacho escribiendo una enciclopedia, también de Santiago Maestrachi dotado de una voz que retumbaba, de Eduardo Santana  quien nunca pudo ganarle una partida de Ajedrez y del periodista, poeta y filósofo Héctor Gil Linares, mejor conocido en la predios de la República del Este como “El Galáxico” y que terminó con su vida lanzándose contra la trompa de un automóvil a 80 kilómetros por hora.  Hubiera hecho como su semejante Diógenes, el de la antigua Grecia, que se suicidó aguantando la respiración antes que descerrajarse un tiro en la sien como es costumbre de muchos suicidas despechados del amor y de la vida.  El Galáxico murió frustrado de no haber encontrado quien le comprara el Orinoco, en cambio Diógenes pudo morir satisfecho de haber sido visitado por el Rey Alejandro, quien prometió darle todo lo que le pidiera.  “Sólo quiero que te apartes para que no me quites el Sol”, le respondió el filósofo alumno de Aristóteles.

1 comentario:

  1. Un gran hombre. Mi tío, lo adore mucho. Un día como hoy falleció...

    ResponderEliminar